técnicas energéticas

Entradas etiquetadas como ‘magnetoterapia’

Agua magnetizada

Agua magnetizada
En la antigüedad el hombre ya conocía el agua magnética. Las aguas que corrían entre piedras de imanes naturales se magnetizaban, y al ser bebidas por la gente los energizaba y les aliviaba dolencias. Pero seguramente no entendían la causa de este fenómeno y le atribuían propiedades mágicas.
Hoy en día se fabrican imanes permanentes de distintas clases, y podemos saber cómo preparar el agua magnetizada para lograr similares fines.
Procedimiento:
Cuando algún líquido entra en contacto con un imán permanente el magnetismo lo penetra
Se coloca entonces un imán de unos 4000 gauss sobre una jarra llena de agua, con el polo NORTE hacia abajo, y otro debajo de la jarra, con el polo SUR hacia arriba, de tal modo de formar un campo magnético. Se deja entre seis y ocho horas. Si dicha jarra tiene la boca ancha, se puede utilizar un plato de vidrio de tapa y sobre él el imán. Esta agua magnetizada se puede tomar hasta en tres dosis diarias.
Utilidad:
El agua magnetizada reduce el exceso de acidez y de bilis en el aparato digestivo y normaliza los movimientos intestinales, expulsando toda la acumulación de materiales tóxicos. De esta manera, limpia completamente el sistema, mejora la digestión. Da salud y energía a la persona que la toma con regularidad. También es muy buena en padecimientos nerviosos y para la presión arterial Produce un efecto calmante y ligeramente sedante, ayuda a limpiar las arterias obstruidas, normaliza el aparato circulatorio, nutre y da fuerza. Cualquier persona la puede preparar con toda facilidad en su casa con un par de imanes.

Tratamiento con imanes manuales

Mi profesor, Daniel, médico y kinesiólogo, nos contaba durante el curso de magnetoterapia que su primera aproximación a esta técnica de imanes manuales fue durante uno de sus viajes a Cuba. El solía ir cada año para hacer cursos de perfeccionamiento en el área de rehabilitación física.
En uno de esos viajes le llamó la atención ver a los pacientes del hospital salir de los consultorios con imanes manuales para auto tratarse. Si bien conocía y utilizaba la magnetoterapia, lo hacía con el equipamiento de electromagnetismo.
Así fue que investigó y pudo saber que los médicos cubanos enseñaban los conceptos básicos y entregaban a cada paciente un juego de imanes para que encare en forma personal su tratamiento analgésico y antiinflamatorio, evitando de este modo los efectos secundarios y el gasto económico de usar, en tratamientos crónicos, medicación de éste tipo. Enfermedades como artrosis, artritis, dolores articulares en general, cefaleas, alergias, etc., pueden ser mejor llevadas, en lo que respecta a no padecer dolor e inflamación.
Es de verdad muy sencillo de usar, y aplicando ciertos conocimientos básicos cualquiera que lo necesite puede usarlos.